Tapa Edición impresa Guía de productos y servicios Delivery   última edición staff contacto ediciones anteriores centros de distribuición

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

editorial deportes cultura educación comunidad salud empresas moda sabores y lugares hogar mascotas todas las notas agenda
 


estilo hogar

DISEÑO DE JARDINES
Punto focal en el jardín

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE NUESTRAS PLANTAS
Llegó la hora de fertilizar

JARDINERÍA
Una historia entre plantas y flores

 

 

DISEÑO DE JARDINES

Punto focal en el jardín

La mirada se detiene en el árbol como punto de interés

Como toda composición que apela a los sentidos, un jardín bien logrado es un espacio donde se percibe equilibrio, se respira armonía y se puede pasear tranquila la mirada. Pero hablar de equilibrio no es hablar de rigidez o de estatismo. Observando la naturaleza vemos que conviven en ella paisajes variados, algunos más inquietantes que otros, pero no nos atreveríamos a hablar de caos en ningún caso; porque, por más desprolija que parezca, hasta la selva más frondosa guarda una lógica interior que justifica las partes del conjunto.

En un jardín, los puntos focales son puntos de interés que detienen la mirada, las pausas necesarias para evitar la sensación de mezcla indiscriminada. Además de ordenar el conjunto, los puntos focales son un acento a su estilo y personalidad.

Un punto focal podría ser una planta determinada, o varias ubicadas en lugares estratégicos del diseño. La diferencia la define el entorno: un árbol con floración o follaje destacado será indudablemente el punto focal en un jardín pequeño, pero en un parque de mayores dimensiones, apenas un elemento más del conjunto.

Se trate de un árbol, de un arbusto o de una herbácea, la planta elegida para constituir un punto focal deberá contar con alguna característica distintiva que le permita destacarse dentro del esquema general: el color de las flores, la forma de sus hojas o su silueta.

Además de los puntos focales permanentes, también existen puntos de atracción temporarios: el follaje de un liquidámbar en otoño, las ramas de un cornus en invierno o las flores de un jacarandá en primavera. El cambio de las plantas al ritmo de las estaciones imprime dinamismo a la composición, tema muy importante a la hora de diseñar un jardín.

Ana Lorenti - Paisajista
4655-2662 / 15 5456 8875
www.aljardin.com.ar

arriba

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE NUESTRAS PLANTAS

Llegó la hora de fertilizar

Una planta requiere básicamente de cuatro elementos para desarrollarse: Agua, Luz, Temperatura y Nutrientes y de ellos dependerá la velocidad de su desarrollo. Es por eso que decimos que ha llegado la hora de fertilizar, pues durante el invierno el principal factor limitante lo constituye la temperatura, pero con la llegada de la primavera y el incremento del calor, la cosa se revierte. Aumenta el desarrollo vegetal y con el las extracciones de nutrientes por parte de la planta, y a no ser que existan limitantes en cuanto a agua , luz u otro aspecto, el empobrecimiento del suelo puede llegar a ser el factor determinante del crecimiento. Pero antes de comenzar con las tareas de fertilización vamos a estudiar un poco a los fertilizantes.

De acuerdo a absorción de las plantas, los nutrientes se dividen en dos grandes grupos. Por un lado los macro nutrientes: nitrógeno, fósforo y potasio (N-P-K) y por el otro los elementos secundarios y micro nutrientes (hierro, calcio, azufre, magnesio, etc.).Los tres primeros (N-P-K) son los que nos determinan el grado equivalente del fertilizante. Esto es de suma importancia ya que nos dice el tipo de fertilizante que tenemos en la mano y para que utilizarlo. Es así que contamos con fertilizantes de grado 15-15-15, comúnmente llamado triple quince, o sea 15 de nitrógeno - 15 de fósforo - 15 de potasio, que es un fertilizante ideal para crecimiento equilibrado de árboles y arbustos ya que los tres elementos se encuentran en la misma proporción. Ahora si nosotros buscáramos un fertilizante para favorecer la floración utilizaríamos uno de grado 7 - 40 - 6 (7 de nitrógeno, 40 de fósforo, 6 de potasio) por ejemplo, ya que el fósforo esta muy relacionado a la formación de flores y frutos. Si por el contrario quisiéramos uno para el césped o plantas de interior utilizaríamos16 - 4 - 8 (16 de nitrógeno, 4 de fósforo y 8 de potasio) que es el ideal pues el nitrógeno tiene íntima relación con el crecimiento vegetativo.

Ahora ya sabemos a grandes rasgos que grado debe tener el fertilizante que utilizaremos, pero nos falta determinar qué tipo es el indicado y qué cuidados debemos tener al aplicarlo. Es aquí donde entra en juego el gusto personal, pues un fertilizante de igual grado equivalente, lo podemos encontrar en los viveros en distintas formulaciones ya sea: granulado, líquido o de liberación lenta.

Para ayudarlo en la elección les enumeramos las ventajas y desventajas de cada formulación, recordándoles que la función del fertilizante es únicamente estimular el crecimiento y aumentar la producción. Si como dijimos al principio de la nota existe cualquier otra limitante como las antes mencionadas o de características físicas inapropiadas del sustrato, volumen limitado del contenedor, plagas, enfermedades u otras, de nada nos servirá fertilizar pues la que determinara el ritmo de crecimiento será siempre la limitante.

Asesoró Gustavo Julián Marina
Por Vivero «Los Surtidores»
El Charrúa 1192/94 (cruce Surtidores)
Tel: 4487-7216 - www.viverolossurtidores.com.ar

arriba

JARDINERÍA

Una historia entre plantas y flores

Antes
Después

Esta vez mi columna será diferente a lo que están habituados que les entregue todos los meses. Hace unos días, con mi hijo Martín que colabora conmigo, efectuamos la renovación del jardín de una familia, lectores de La Barra, quienes me contactaron a través del periódico. Ellos son un matrimonio divino, Luz y Juan Carlos.

Mientras estábamos trabajando en su casa, fueron varias las oportunidades en las que los cuatro nos pusimos a charlar. Durante una de esas amenas conversaciones, en la que además tuvieron la amabilidad de prepararnos una sopita deliciosa que vino muy bien porque hacía mucho frío, yo le contaba a Luz cómo empecé a ganarme la vida como jardinera y entonces ella me dijo: «tendrías que escribir esta historia en La barra».

La idea me gustó, así que ahora voy a compartirla con ustedes: En el año 1998, cuando Martín tenía cuatro años, yo empecé a estudiar la carrera de Técnica en jardinería en la UBA por una cuestión de satisfacción personal, ya que desde pequeña estoy vinculada a la naturaleza y quería canalizar esa fuerte inclinación hacia las plantas. Mientras tanto, mi fuente de ingresos provenía de una oficina en la que yo me desempeñaba como secretaria.

Cuando me encontraba aproximadamente en mitad de la carrera y habiendo comenzado ya a realizar algunos trabajos de jardinería por mi cuenta, sucedió que me quedé sin mi ocupación estable, una situación complicada dado que tenía que ocuparme sola del sostén económico de mi familia compuesta, en aquel momento por Martín y yo. Fueron tiempos realmente muy difíciles.

Sin embargo, esos malos momentos me sirvieron para fortalecerme, aprender a creer en mí, y salir a mostrar lo que sé y me encanta hacer: mis jardines. En aquel momento, entre los trabajos que tenía, me ocupaba del mantenimiento del jardín del club Nolting de Ciudadela y ahí tuve la oportunidad de contactarme con el periódico ya que lo dejaban en el club. Pude entonces comenzar a publicar en estas páginas mis notas sobre jardinería y fueron muchos los lectores que se fueron convirtiendo en mis clientes al igual que Luz y Juan Carlos. Además la gente a la que ya le había hecho algún trabajo de jardinería empezó a recomendarme a sus conocidos y así me desarrollé en mi profesión. Quiero expresar a todos mi agradecimiento.

De esta manera se dieron los acontecimientos y con mucho esfuerzo, paciencia, entrega y dedicación a mi tarea salí adelante con mi hijo que ahora está grande y  y me ayuda en este trabajo el que además de ser mi fuente de ingresos es lo que amo.

Un último detalle es que desde hace un tiempo mi familia se ha completado. Esto ha hecho que me haya mudado y por supuesto me ocupé de transformar el jardín de mi nueva casa. Les mando una foto del antes y después de un sector de mi nuevo jardín en el que estoy trabajando todo el tiempo, ¡Pero por puro amor!

Selva G. Fariseo
«Jardín encantado»
Tel: 3966-1649 - Cel: 15-5961-7456
Facebook: Jardín encantado
www.eljardinencantado.com.ar

arriba

 
 


en el sitio La barra
 
Tapa Todos los productos y servicios que ud. necesita Servicios de Delivery Sección de las mascotas Agenda

agenda



 


El Equipo de La barra

Equipo Periodístico

Lic. Alicia Castillo
Lic. Juana Colodro
Ing. Félix Keilis
Lic. Ana María Norbelli
Lic. Gabriela Torretta