Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XV - Nº 177
DICIEMBRE 2016
COMPARTIR EN

EDITORIAL

Estación de Ramos Mejía, se repite la historia

El 29 de agosto del año 1858 con la llegada de “La Porteña” quedó inaugurada la estación de Ramos Mejía. Fue la primera del país más allá de lo que hoy conocemos como la Av. General Paz.

Se trató de un acontecimiento que marcó de ahí en más las características de esta localidad. Ante todo fue un salto hacia adelante en su desarrollo pero también una marca en su identidad. Ramos norte y Ramos sur, más allá de la geografía, es una realidad cotidiana que viene marcada por una arquitectura, un ritmo en sus calles y actividades que son diferentes a un lado y otro de la vía. En tiempos en que tal vez uno no duda en tomarse un avión para ir al Japón, sigue generando cierto resquemor o cierto fastidio cuando toca tener que ir a hacer algo “del otro lado”. Incluso cierto temor porque por cierto son muchas las vidas que se llevó el tren.

Esta historia en la que Ramos dio el primer paso se repetiría luego en infinidad de localidades.

Y ahora, casi 160 años después, de nuevo la estación de Ramos Mejía está ante la oportunidad de volver a ser pionera. El destino así lo ha querido ya que es inminente el comienzo de los trabajos para la construcción de la estación subterránea que reemplazará a la actual a medida que avance el proyecto de soterramiento del Sarmiento. Y una vez más le toca ser la primera. Esto es como resultado de que el obrador a partir del cual comenzó a avanzar la tuneladora hacia Capital Federal fue ubicado antes de la estación de Haedo.

Sin dudas el día que este proyecto sea una realidad, no sabemos si en los plazos pautados o en otro momento porque las demoras en las obras públicas son un sello nacional pero tarde o temprano será, se producirá un nuevo cambio substancial en la dinámica y en la estética de la “perla del oeste”.

Aquellos vecinos de muchos años de residencia o los que han nacido aquí y vivieron toda su vida ¿pueden cerrar los ojos e imaginarse el centro de Ramos sin las vías? ¿cuál será el destino final del amplio espacio que quedará liberado para una nueva arquitectura: plazas, edificios, avenida, ámbitos culturales, una mezcla de todo? ¿se conservará el histórico edificio de la estación? ¿y el puente peatonal?

Por ahora el campo de la imaginación está abierto y cada uno puede imaginarse habitando el futuro que más le guste. Esperemos que cuando llegue el momento de las definiciones, quienes tengan la responsabilidad de tomarlas lo hagan en función de priorizar los intereses de los vecinos y no de los intereses económicos siempre prestos a tratar de meter la cola.

Más allá de estos temas con los que conviviremos más adelante, en el presente el almanaque nos dice que estamos en diciembre a las vísperas de un nuevo año.

En los últimos dos nos despedimos con el mismo deseo: “Que tengan todos unas hermosas fiestas. Y que el próximo año lo vivamos con la mayor calma posible. Hagamos del año que comienza el año de la tolerancia, con nuestras familias, con nuestros vecinos, con nuestros compañeros de actividad, con quien nos cruzamos accidentalmente en la calle, con la sociedad en general y por qué no…, con nosotros mismos”.

No es que se nos haya acabado la creatividad o que nos invadió la fiaca por escribir cosas nuevas sino que nos parece, más allá de las expectativas individuales de cada uno, que sigue siendo el mejor deseo colectivo al que podemos aspirar.

Feliz 2017 para todos y nos reencontramos el año que viene.

El equipo de La barra




La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto