Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XV - Nº 179
FEBRERO
2017
COMPARTIR EN

EDITORIAL

Declaraciones innecesarias

Algunos funcionarios o dirigentes importantes parecen no tomar conciencia de lo desafortunado de algunas de sus declaraciones a menos que, lejos de ser un descuido, lo hagan con toda la intención. Y tal vez sea así porque suelen ser tan innecesarias que no se entiende, más allá de que dicen lo que realmente piensan, para qué las hacen.

Por citar un ejemplo de cada uno de los extremos del arco político, hay muchos otros, por un lado el director de la Aduana Juan José Gómez Centurión sale a decir en un programa televisivo que el accionar del gobierno militar no fue un plan sistemático de eliminación de personas, tal cual lo estableció la justicia, sino que se trató de una respuesta caótica frente a un enemigo que no se sabía cómo enfrentar. Como si fuera poco con este desatino se volvió a meter en la absurda y barrosa discusión de cuál fue el verdadero número de víctimas. Lo primero que provoca es una fuerte indignación y después el inevitable azoramiento ante un planteo que no hay forma de explicar.

Pero por otro lado, como para compensar y no dejar al enemigo solo en el medio del barro, como queriendo disputarle el podio del absurdo, o buscando espacio en los medios de cualquier manera, el ex integrante de la Corte Suprema, el juez Eugenio Zafaroni, alguien que como nadie conoce el valor de las palabras y que no se puede escudar en que son cosas que se dicen, se despacha frente a otra requisitoria periodística con que “Si Nisman estuviera vivo lo ahorcaría”. Y para reforzar el disparate a modo de justificativo agrega: “Y qué quieren, que ahorque a un muerto” o “¿Me van a juzgar por ahorcar a un muerto?”.

Tratando de ser lo más neutro posible y tomando distancia de estos personajes, una vez más uno se pregunta ¿por qué dicen lo que dicen incomodando a los propios y escandalizando a los ajenos? ¿o es que acaso son socios y trabajan juntos para impulsar el caos?

Tal vez sea un ejercicio de precalentamiento para la sociedad que ya está a las puertas de tener que volver a sufrir las batallas discursivas propias de los tiempos electorales en las que seguramente primarán las agresiones personales por sobre la discusión de ideas o propuestas.

Nos reencontramos en marzo.

El equipo de La barra




La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto