Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 181
ABRIL
2017
COMPARTIR EN

EDITORIAL

Ya no nos une ni el espanto

Hemos superado hasta la pasión de Borges y pareciera que ya ningún punto de encuentro nos es posible. Hasta hace poco, muy poco, más allá de nuestras diferencias, había algunos temas que por el dolor que traen aparejado sus recuerdos nos ponía a todos, o al menos a una inmensa mayoría, en la misma vereda, sin grieta, con una actitud de respeto hacia las víctimas y de repudio hacia los victimarios que se ubicaba muy por encima de todo otro cuestionamiento.

Pero pareciera que esto ha pasado a la historia y que aún en los temas que más nos comprometen y en los que no debería haber dudas de que el otro, aunque crea que el camino a transitar difiere del mío, lo hace de buena fe y su meta es la misma y la compartimos, de todos modos, por solo transitar otro camino ya lo consideramos un enemigo.

Así se ha dado por ejemplo en este último 24 de marzo. Dos de las referentes más notorias que han mantenido viva la memoria de sucesos espantosos que todos queremos recordar para que no se vuelvan a repetir se vieron envueltas en una violenta y agresiva disputa verbal. Hebe de Bonafini acusó de traidora a Estela de Carlotto porque ésta creyó oportuno firmar un convenio con María Eugenia Vidal para digitalizar más de dos millones de partidas de nacimiento lo que a su entender agilizaría las búsquedas que lleva adelante “Abuelas”. La respuesta de Estela fue que Hebe está fanatizada.

Aún suponiendo que fuera cierto que la señora de Carlotto en esta oportunidad se haya equivocado ¿Eso ya alcanza para olvidar toda su lucha y considerar que se pasó a la vereda de enfrente y que es una traidora? ¿A quién ayuda este desencuentro en un tema tan sentido? Una lástima.

Otro suceso similar, casi para la misma fecha, tuvo que ver con los combatientes muertos en Malvinas cuyos cuerpos se encuentran en las islas sin identificar. Otra experiencia dolorosa que en general nos une más allá de estar de acuerdo o no con la oportunidad de la acción armada.

Pérez Esquivel, premio Nobel de la paz, reconocido y respetado en cuanto lugar del mundo se presenta, encabezó una delegación que viajó al archipiélago y que contó, entre otras personalidades, con la presencia de Nora Cortiñas, una de las cofundadoras de Madres de Plaza de Mayo. El objetivo de la misión, avanzar en las negociaciones con las autoridades británicas o isleñas para poder establecer la identidad de cada uno de los cuerpos enterrados sin nombre.

Sin embargo, a su regreso a Buenos Aires, un grupo de ex combatientes y familiares los esperaron en aeroparque para repudiarlos al grito de traidores y vende patria ¿Tan así es? ¿Tan grave es lo que hicieron? ¿Qué intereses ocultos habría detrás de los que se declararon?

De nuevo la sociedad se ve en la encrucijada de tener que optar de qué lado ponerse cuando las que están enfrentadas son personas respetadas o queridas y no se termina de entender por qué se pelean en causas que en más que en cualquier otra tendríamos que tirar todos para el mismo lado. ¿Se pelean acaso por protagonismo? Una lástima.

Felices Pascuas.

Nos reencontramos en mayo.

El equipo de La barra




La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto