Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 181
ABRIL
2017
COMPARTIR EN

ADIESTRAMIENTO CANINO

Los perros equilibrados tienen dueños también equilibrados

Muchos de los  problemas de comportamiento de los perros tienen origen en nuestros malos hábitos. No todos, es cierto que hay perros que tienen problemas físicos, neurológicos, etc. que afectan a su comportamiento, pero nuestro papel es fundamental en cualquier caso.

A continuación se detallan algunos de esos hábitos.

Mantener una rutina.  No hace falta que sea una rutina castrense, pero los perros -al igual que todos los animales incluido el ser humano- prefieren una vida previsible. Salpicada de pequeñas cosas, pero manteniendo una rutina en lo principal.

Dedicar tiempo de calidad.  De nada sirve  sacar al perro  dos horas si no le hace caso y se dedica a charlas en las típicas “reuniones de plaza”. Los perros -y nosotros- necesitamos interacción con nuestros perros, juego, paseo, caminar juntos.

Mantenga el contacto físico con su perro.  Acariciar, tocar, cepillar, jugar. Aunque hay perros que tienen un espacio personal amplio, a la inmensa mayoría les encanta el contacto físico. Pero deberás aprender los movimientos apropiados, la velocidad, los lugares del cuerpo prohibidos y los permitidos…

Eduque a su perro.  Educar a un perro no es ser un déspota, es marcar unos límites que harán mucho más fácil la convivencia. El adiestramiento, aunque sea simple (caminar al paso, jugar con un apport o un frisbee) estrecha lazos y debería incluirse en las rutinas diarias.

Sea coherente, siempre.  No le pida al perro algo que no le haya enseñado. No dé por sentado que el perro sabe tal o cual cosa si antes no se tomó el trabajo de enseñársela. Con lo único que el perro viene programado es con conductas de perro, muchas de las cuales son totalmente opuestas a las costumbres humanas. Es por esto, que debemos enseñarle al perro que es lo que necesitamos de él.
Ayúdelo a relacionarse.  Los perros son animales sociales, que disfrutan interactuando con otros perros y personas. Favorecer esa sociabilización debería ser un hábito a cuidar si queremos tener un perro equilibrado.

Prepare y respete su espacio.  Usted es el “dueño” de su perro a efectos legales, pero nada más. Sí somos los que decidimos sobre los recursos del entorno, pero precisamente por eso debemos ser justos y respetuosos con nuestro perro.

Mitos interesantes

¿Salir por delante de tu perro por la puerta?… Leyenda. No es cierto que salir por detrás de tu perro te rebaje en la jerarquía. Es recomendable que salir esté bajo señal, que salga contento pero lo suficientemente calmado para seguir nuestras indicaciones; esto es solo por convivencia y porque implica un trabajo de autocontrol del perro que puede ser útil en otros contextos, pero no por “jerarquías”.

Comer antes que el perro… La leyenda dice que somos los “jefes” y por eso debemos comer primero. En realidad no tiene ninguna importancia, cualquier perro bien educado (es suficiente con no haberle dado nunca comida de la mesa, así de sencillo) nos respetará comiendo de igual modo que nosotros le respetamos a él.

Asesoró:
Dingo, Adiestramiento Canino
Cel: 15-5751-5789



La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto