Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 181
ABRIL
2017
COMPARTIR EN

ODONTOLOGÍA

Los aparatos utilizados en ortodoncia

Una gran cantidad de personas de todas las edades no tienen los dientes perfectamente alineados. Puede ser que no crezcan derechos, o que la mandíbula superior e inferior sean desiguales. Si la mandíbula superior es mayor que la mandíbula inferior, el problema se llama sobremordida. Si la mandíbula inferior es mayor, entonces hay submordida. En ambos casos el problema se llama maloclusión (mala mordida), y debe ser tratado por un odontólogo especializado en ortodoncia.


Las malas mordidas se corrigen con aparatos especiales. Hasta hace algunos años únicamente existían aparatos metálicos que prácticamente cubrían los dientes, dando un aspecto antiestético, por lo que los niños querían evitarlos a toda costa. La odontología actual tiene muy en cuenta aspectos tales como la estética, la sonrisa agradable, la autoestima de los niños y la importancia de las relaciones interpersonales, por lo que se han desarrollado nuevos aparatos que permiten llevar una vida absolutamente normal durante el tratamiento.

Si bien los aparatos metálicos se siguen utilizando, estos son mucho más discretos, pasando prácticamente desapercibidos. Pero también hay aparatos transparentes, o con un color similar al de la dentadura. Incluso hay casos en que los aparatos pueden colocarse detrás de los dientes donde nadie puede verlos.

Si bien los alambres son cada vez más finos, también es mayor su resistencia ya que se han desarrollado materiales especiales que enderezan los dientes más rápidamente. Las bandas de goma, que también son parte de los aparatos, son transparentes, aunque para los niños más osados hay también bandas de colores (por ejemplo, los del equipo de fútbol favorito).

Los aparatos de ortodoncia enderezan los dientes ejerciendo presión sobre los mismos y llevándolos hacia la posición buscada. Los alambres ayudan a mover los dientes, mientras que las bandas de goma ayudan a alinearlos. El profesional realiza periódicamente ajustes sobre el aparato llevando paulatinamente los dientes a la posición deseada. Estas maniobras requieren de una gran pericia por parte del odontólogo.

El tiempo durante el cual debe llevarse el aparato depende del tipo de problema, aunque se estima de un año y medio a dos años el período normal de tratamiento. De todas formas, será el odontólogo quien evalúe la marcha del tratamiento y el tiempo necesario.

Una vez que se quite el aparato hay que evitar que los dientes vuelvan a su posición antigua, por lo que se utiliza durante algún tiempo un retenedor. El retenedor es una placa de material sintético que se ajusta a la nueva forma de la dentadura, y se utiliza generalmente durante la noche. El tiempo que hay que usar el retenedor depende del tipo de dentadura y del tratamiento realizado.

Durante el uso de los aparatos hay que prestar especial atención a la higiene bucal. Hay que cepillar los dientes con mucho cuidado, evitando que queden restos de comida atrapados detrás de los alambres. Si bien no hay que seguir ninguna dieta especial, se recomienda no ingerir caramelos duros o masticables, ni chicles. El cepillado debe realizarse después de cada comida, y sobre todo por la noche antes de acostarse.

Es cierto que los aparatos de ortodoncia pueden parecer una incomodidad, también las visitas periódicas al odontólogo para los ajustes. Sin embargo son cada vez más las personas de todas las edades que toman la decisión y realizan este pequeño sacrificio. Cuando las personas se quitan los aparatos y pueden ver y disfrutar de la nueva sonrisa, se dan cuenta de que el esfuerzo valió la pena.

Dra. Damiana Sparhakl
Odontóloga
Belgrano 123 - 6º “4” - Ramos Mejía
Tel. 4464-0474




La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto