Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 182
MAYO
2017
COMPARTIR EN

JARDINERÍA

Jardines floridos en mayo

Cuando me llaman para hacer un jardín nuevo, o reformar uno que está abandonado o que no está todo lo bello que quisieran sus dueños, ante mi sugerencia de agregarle muchísimas más flores me doy cuenta de que muchas personas asocian el tener un jardín florido con los plantines de estación que duran apenas unos meses, con el consecuente gasto que cambiar los plantines significa.

Thumbergia alata. Clematis. Amapola de agua. Jazmín azórico

Entonces les explico que la mayor parte del jardín se arma, (o mejor dicho, yo lo hago así) con plantas perennes con flores. Dentro del conjunto de plantas perennes con flores habrá, dependiendo del tamaño del espacio que tengamos, árboles, arbustos, herbáceas perennes, trepadoras, cubresuelos y recién teniendo todo eso que es lo que dará la estrucutura definitiva al diseño se agregan algunos plantines de estación que podrán renovarse o no, a medida que crezcan las demás plantas y que se hagan mantenimientos o actualizaciones al jardín, o a medida que cambien las estaciones.

Dentro de las plantas perennes con flores que uso habitualmente en mis diseños, hoy voy a hablarles detalladamente sobre algunas especies que me encantan y que florecen en esta época para que las tengan en cuenta si están pensando en hacer sus jardines nuevos ahora o renovar los que ya tienen.

Thumbergia alata: Su nombre común es “Susanita de ojos negros” u “Ojos de poeta”. Es una trepadora con bellísimas y llamativas flores amarillo-anaranjadas con el centro negro, nativa de África, que vive en zonas tropicales y subtropicales. Hay variedades con las flores color crema y también las hay con las flores amarillo claro. Las flores tienen cinco pétalos y son de tamaño mediano. Esta planta puede usarse también como cubresuelo o dejar que avance sobre otra trepadora, de tallos leñosos y fuertes con flores de distinto color a las de ella, como un rosal, una Santa Rita o una glicina.

Clematis: Se trata de otra trepadora, con tallos sumamente frágiles, hojas compuestas por varios folíolos con pecíolo y grandes y atractivas flores que pueden ser de muchísimos colores a saber: blanco, rosado, violeta, azul y combinaciones entre éstos. Esta planta, al igual que la thumbergia alata, queda bellísima enredada sobre otra trepadora con flores de distinto color o sobre un árbol o una reja. No conviene usarla para cubrir un muro que queremos ocultar, ya que en pleno invierno pierde las hojas y las flores. Después de unos meses vuelve a brotar.

Amapola de agua: Es una planta acuática, estolonífera, para tener en un pequeño estanque o en una maceta sin drenaje, con tierra en el fondo. Alcanza entre 15 y 30 cm. de altura. Sus hermosas flores son amarillas, con estambre muy notorios de color oscuro en el centro y sus hojas de tamaño mediano son brillantes. No requiere cuidados especiales. Las flores permanecen un solo día pero la floración tiene una larga duración.

Jazmín azórico: Es un arbusto trepador, con pequeñas flores blancas, fragantes, compuestas por cuatro pétalos, reunidas en racimos terminales. Las hojas son perennes, pequeñas, color verde oscuro, compuestas por tres folíolos. Esta planta florece durante un largo período. Puede usarse para un techo florido en una pérgola, para trepar por una reja, para cubrir muros de mal aspecto en lugar de pintarlos, o revocarlos. Es muy resistente a las enfermedades.

Espero que estas sugerencias les sirvan para disfrutar cada día más de sus jardines. Hasta la próxima entrega.

Selva G. Fariseo
«Jardín encantado»
Tel: 3966-1649 / 15-5961-7456
Facebook: Selva Fariseo
Sitio: www.mijardinencantado.com.ar







La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto