Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 182
MAYO
2017
COMPARTIR EN

ADIESTRAMIENTO CANINO

Las caricias, ¿les gustan a los perros?

Hay muchas investigaciones científicas realizadas en los últimos años acerca de la forma en que los perros benefician a las personas. Y la ciencia confirma lo que los dueños de las mascotas siempre han sabido: nuestros compañeros animales tienen un poderoso impacto positivo en nuestro bienestar emocional y físico.

Los dueños, que están estrechamente vinculados a sus perros pasan mucho tiempo siendo afectivos con sus mascotas porque les agrada. Pero resulta, que hay una buena razón para sentir esto.

Las hormonas del bienestar se producen en exceso en los humanos y perros que tienen vínculos estrechos

En un estudio suizo, los investigadores descubrieron que los dueños que besaron a sus perros tuvieron frecuentemente mayores niveles de oxitocina que otros dueños. Y junto con los besos, existieron otros dos factores muy importantes que contribuyeron a que tuvieran mayores niveles de oxitocina:

1. Los dueños percibieron su relación con su perro como placentera en lugar de difícil o como un deber
2. Ellos ofrecieron menos premios a sus mascotas, en vez de eso prefirieron ofrecer atención y afecto

En otro estudio, pusieron a los dueños de perros en un cuarto escasamente amueblado y se les pidió sentarse en la alfombra del piso con sus mascotas.

Durante media hora, se le indicó a los dueños enfocar toda su atención en sus perros –hablarles suavemente, acariciarlos, rascarlos y darles afecto. Se extrajo sangre a los dueños al principio y otra vez al final de la sesión que duró 30 minutos.

Los investigadores descubrieron que la presión arterial de los dueños de los perros disminuyó, y que mostraron mayores niveles no solo de oxitocina, sino también de varias hormonas, incluyendo:

Las beta-endorfinas, las cuales tienen relación con el alivio del dolor y la euforia
La prolactina, que fomenta la conexión entre un padre y su hijo
La feniletilamina, la cual aumenta en las personas que tienen una relación romántica
La dopamina, que aumenta la sensación de satisfacción

Y lo creas o no, en los perros también aumentaron los niveles de las mismas hormonas, lo cual sugiere que ¡los sentimientos de vinculación son mutuos!

Con base en todas las hormonas de la felicidad que se originan en los perros, es claro que los dueños que participaron en el segundo estudio sabían cómo tener contacto con sus mascotas en una forma que maximizó la sensación de agrado y satisfacción. Sin embargo, no siempre es así.

¿Alguna vez te preguntaste cómo los perros perciben las caricias?

La interacción entre perros involucra mucho contacto físico. Ellos lo hacen para demostrar afecto y el deseo de jugar, pero también hacen contacto cuando intentan provocar o amenazar a otro perro. Son importantes herramientas diarias de comunicación para mantener la paz en las jerarquías sociales y frecuentemente se presentan en interacciones sin estrés y en calma. Se presentan en una interacción social para promover la tranquilidad del grupo y la seguridad de los miembros del grupo. Cuando se presentan junto con otros comportamientos, también pueden ser un indicador de estrés.

Esta es la razón por la que algunas formas humanas de caricias provocan satisfacción y una sensación de calma en los perros, mientras que otro tipo de contacto puede enviar un mensaje incorrecto.

A menos que lo observes cuidadosamente mientras lo acaricias, es fácil desencadenar inadvertidamente emociones negativas en tu perro. Los diferentes tipos de caricias, por ejemplo, rascar detrás de la oreja de tu perro o una palmada en la cabeza, parecen muy similares en nosotros. Sin embargo, el perro no necesariamente tiene la misma experiencia.
¿Cuáles son los tipos de contacto que les agradan más a los perros? Acariciar sus pechos y hombros, y rascar la espalda al final de la espina justo antes de la cola.

Consejos para acariciar a tu perro

Es común que los dueños de perros no pongan atención a las señales de estrés de sus propios perros, lo cual incluye girar rápido la cabeza o lamer el labio superior, así como quedarse estáticos en su lugar. Puede ser fácil perder de vista o malinterpretar algunas de las expresiones de estrés caninas más sutiles.

Desafortunadamente, el resultado puede ser una relación difícil entre el humano y el perro, que en el peor de los escenarios puede convertirse en una relación peligrosa.

Las sugerencias para mejorar la relación con tu perro a través del contacto son:

• Permití que tu perro sea el primero en tener contacto la mayor parte del tiempo, en vez de invadir su espacio personal. Algunos perros necesitan un poco de tiempo para instalarse antes de tener un acercamiento físico suficiente para tener contacto.
• Acariciá a tu perro gentilmente en el pecho o detrás de la oreja que esté más cerca tuyo (evitá pasar tu mano sobre su cabeza para tocar la otra oreja). Siempre evitá acariciar todo lo que involucre estirarte o extender tu brazo sobre el perro.
• Como regla general, nunca es buena idea abrazar a un perro. Algunos perros lo toleran, pero es una forma de restricción que sienten amenazante.
• Observá si pide más caricias, o si parece aliviado y/o se aleja.
• Buscá señales de estrés, incluyendo mirar hacia otro lado, lamer el labio, bostezar, las orejas hacia atrás, “ojo de ballena” (la parte blanca del ojo se muestra en las esquinas y/o el borde), elevar la pata, meter la cola, quedarse estático u orinarse. Si tu perro está haciendo alguna o más de estas conductas, dejá de tocarlo y dale algo de espacio.
• Antes de interactuar con un perro que no conocés, siempre preguntale primero a su humano.

En todas las interacciones con nuestros compañeros animales, debemos poner atención en el impacto que tenemos en ellos. Cada perro es un individuo, y mientras que un perro podría adorar un vigoroso frotamiento, otro podría estar completamente estresado por el tipo de manipulación.

Adicionalmente, existen algunos perros que tienen ansiedad y miedo de tener un encuentro con personas extrañas. Hay una organización que trata de promover la identificación de estos perros a distancia, al utilizar un listón amarillo en su correa, a través del Proyecto del Perro Amarillo, al cual apoyo plenamente.

Por medio de la observación de las reacciones de tu perro al contacto físico y seguir sus movimientos, podés mejorar tu lazo con él y forjar una relación más positiva.

Asesoró:
Dingo, Adiestramiento Canino
Cel: 15-5751-5789



La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4654-3476
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto