Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 184
JULIO
2017
COMPARTIR EN

COMO RECUPERAR NUESTRO DORMITORIO

Durmiendo con nuestros amigos

Si disfruta compartir su cama o su dormitorio con sus mascotas, entonces siga disfrutándolo. Pero, si tiene problemas para dormir debido a sus compañeros de cama peludos, podría ser hora de hacer cambios al dormir.
Esto  se puede  lograr, aunque necesitará algo de perseverancia, especialmente si comparte su cama con un gato.

Dormir con las mascotas puede ser placentero o resultar molesto

Si su mascota es un perro
Invertir en una cama de buena calidad para su perro y colocarla al lado o al pie de la cama. Así como en almohadas, sábanas y juguetes especiales para dormir según lo que considere.
Enséñele a su perro a bajar de tu cama y subir a la suya cuando lo ordene, utiliza elogios, premios y afecto cada que realice el comportamiento deseado.
Recuerde: Los perros aprenden al reforzar el buen comportamiento. No le preste atención a su cachorro cuando esté en tu cama; llénelo de atención cuando esté en su propia cama en el piso.
Considere colocar almohadas donde él normalmente se pondría, le será menos fácil encontrar un espacio cómodo si salta para acomodarse.
Entienda que su perro seguirá brincando a su cama en la noche por un tiempo. Usted es “su líder de manada” y la naturaleza le indica que debe dormir tan cerca de su manada como le sea posible. Cada vez que salte a la cama de usted ordénele que baje.
Después de varias noches o incluso una semana o dos de ordenarle (repetitivamente) que baje de la cama, su perro probablemente aprenda a esperar a que usted se duerma para hacerle compañía.
No es escurridizo ni desobediente—sólo sigue sus instintos como un animal de manada cuyo líder siempre ha estado a su lado en la cama. Con paciencia, perseverancia y constancia, su cachorro eventualmente aprenderá cuál es su nuevo lugar para dormir en el piso.

Si su mascota es un gato
No podrá alejar a su gato de su cama si está en su habitación, así que le recomiendo que ni lo intente. Puede decirle que se vaya antes de cabecear, pero su sigiloso pequeño felino volverá a subir a “su” cama mucho antes de que usted se duerma por completo.
Sacar a su gato del dormitorio tampoco es algo tan simple como parece. A los gatos no les gusta perder su territorio.
Probablemente haga un escándalo justo afuera de la puerta—llorando, aullando, golpeando la puerta con la mano o con su cuerpo, rasguñando el piso. O podría volverse destructivo por frustrarse.
Debe tratar de persuadir al gato para que se vaya a otras partes de la casa en la noche dejando premios de alimento, juguetes forrados, u otros de sus juguetes favoritos, o tal vez unos bloques de apartamentos para gatos o un lugar cerca de la luz de exteriores para que pueda ver a través de la ventana alguna presa nocturna.
También proporciónele una cama suave y caliente si es que aún no tiene un lugar favorito para dormir en algún lado de la casa.
Aquí, la creatividad es la clave del éxito—tiene que darle algo que hacer a su gato además de obsesionarse con ya no poder dormir en la cama que tan generosamente compartía contigo.

Asesoró:
Dingo, Adiestramiento Canino
Cel: 15-5751-5789



La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4658-4356
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto