Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 186
SEPTIEMBRE
2017
COMPARTIR EN

MODA Y ESTILOS

La eterna elegancia de Lady Di


Hay momentos en la vida que nunca podrán olvidarse. A medida que pasan los años es frecuente preguntarse dónde estaba uno cuando sucedió tal o cuál episodio. Algo así pasó con la desaparición física de Lady Di, la Reina de corazones, princesa de Gales. Nadie podrá olvidarse de ella ni de su trágica muerte. La noticia estremeció al mundo entero desde aquel 31 de agosto de 1997 y aún lo sigue haciendo cada año, al cumplirse el aniversario y con las diferentes especulaciones que se generan en torno al accidente que le costó la vida aquella madrugada, en París.

Pero la idea de recordar a una figura tan carismática en estas sencillas páginas va más allá de eso y trasciende al mito en el que Diana se convirtió. La idea que da origen a este recuerdo es rescatar su sencillez, su elegancia, su humildad y dar cuenta de algunos elementos de la moda que Diana convirtió en icónicos. Ella se atrevió a derrumbar el proverbial mal gusto británico a la hora de elegir atuendos y supo sumar un estilo propio a los actos protocolares que requieren el uso de sombreros o joyas ostentosas.

Fue la primera en usar pantalones en actos oficiales y siempre despreció el uso de guantes, para poder estar más cerca de la gente. A la bella Di se refirió sin medias tintas Giorgio Armani en las páginas de la revista Vogue, al afirmar que, "sin lugar a dudas, Diana fue el más poderoso de los íconos de la moda y el estilo de su tiempo". Supo llevar con elegancia cuidada todos los must de su época.

Hombreras grandes, vestidos sin hombros, brillos y drapeados no faltaban en sus atuendos. Además, Lady Di hizo ver al mundo su cambio de esposa del príncipe Carlos a joven divorciada y cuestionada, a través de sus atuendos que primero carecían de sensualidad y pecaban de inocentes, para luego convertirse en ejemplos de sobriedad que era sexy a la vez. Una prueba de ello son las numerosas fotografías tomadas por el fotógrafo Mario Testino en esta última etapa.

La princesa además despistó al mundo al salirse de su corsé de título y mostrarse con bermudas, shorts, jeans, remeras o toda clase de ropa informal que usaba a diario y también en sus viajes como embajadora humanitaria. La vistieron los diseñadores David y Elizabeth Emanuel en su boda, con un vestido de diseño propio, con mangas abullonadas, de clara inspiración victoriana, bordado con más de 10.000 perlas y con una cola de más de casi ocho metros.

En sus primeros años en la corte fue asesorada por diseñadores británicos, a quienes dio prioridad por encima de los extranjeros, pero luego de su separación comenzó a vestirse con Versace, Armani, Dior, Chanel y Lacroix, imponiendo así un nuevo estilo de vestidos más escotados, apenas por encima de la rodilla y de exquisito gusto y diseño. Vestidos soñados para una princesa que partió muy pronto pero que nunca será olvidada.

 

La princesa Diana de Gales fotografiada por Mario Testino

 



La barra ®
Teléfonos (54 11)3971-4170/ 4658-4356
periodicolabarra@gmail.com

tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto