Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 187
OCTUBRE
2017
COMPARTIR EN

EDITORIAL

Locura sin límite

Hay un país en el que en el mismo momento en el que algunos de sus científicos son galardonados con el premio Nobel en diversas ramas de la ciencia, uno de sus ciudadanos, un contador de 64 años con buen pasar económico sin ningún antecedente policial, un exponente “típico" de la sociedad que habita ese país, arma un arsenal en un hotel de Las Vegas y desde las ventanas de una habitación del piso 32 dispara sobre una multitud que asiste a un recital provocando decenas de muertos y cientos de heridos.

La misma sociedad engendra ambos fenómenos. La misma sociedad en un momento elige como presidente a Barak Obama y al momento siguiente se inclina por Donald Trump. Y en el pasado en un momento eligió a J.F.Kennedy y en otro a Ronald Reagan. Esta misma sociedad que se ha visto sacudida en forma reiterada por ataques de asesinos solitarios, en más de una oportunidad en establecimientos educativos, y que ahora ha alcanzado su punto máximo con la masacre de Las Vegas, se aferra de manera inconcebible, como si fuera un derecho humano esencial, a que cada uno tenga la libertad de comprar las armas que se le antoje.

Los argentinos hemos escuchado muchas veces que desde el exterior nos miran absortos sin poder comprender nuestras contradicciones que nos llevan a atravesar una y otra vez situaciones de crisis siendo que a la vez somos uno de los países más ricos del planeta. Pareciera sin embargo por lo que se ve que no estamos solos en el podio de las contradicciones con la diferencia que nosotros nos jorobamos solos mientras que los desatinos en la principal potencia militar y económica del mundo es un problema para todos.

Estas masacres han terminado casi siempre, o tal vez en todos los casos, con la muerte del protagonista ya sea porque lo abatió la policía o porque se quitó la vida cuando ya lo tenían cercado, con lo cual nunca ha sido posible escuchar de boca del autor qué resentimiento, qué odio, qué delirio, lo lleva a ejecutar semejante agresión indiscriminada.

Los investigadores finalmente elaborarán alguna hipótesis que intente explicar lo inexplicable pero no será más que eso, una mera hipótesis. Las oscuras razones que pusieron en marcha esa máquina de destrucción quedarán en las sombras. Está claro que no fue un brote espontáneo de locura. Fue un plan cuidadosamente pensado y preparado para causar el mayor daño posible.

Es evidente de que esta posibilidad de que cualquiera pueda estar armado hasta los dientes no es buena idea. No sabemos cuántos muertos más necesitarán los americanos para reaccionar y resignar o controlar parte de esa libertad que a todas luces no saben ejercer con responsabilidad. Ojalá que sea pronto.

Por el bien de ellos y de todos. Mientras tanto, como siempre, como no puede ser de otra manera, el mundo va a seguir girando. Y en ese girar se acerca un día muy especial. Un abrazo grande a todas las mamás, que disfruten mucho de su día.

Nos reencontramos en noviembre, finalmente libres, al menos por un tiempo, de las insoportables publicidades electorales.

El equipo de La barra




La barra ®
Teléfonos (54 11) 3971-4170 /4658-4356
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto