Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 188
NOVIEMBRE
2017
COMPARTIR EN

ADIESTRAMIENTO CANINO

Un jardín apto para perros

Primero lo primero: crear espacios aptos para perros en tu jardín. •Construir un espacio de juego para perros. Marcar el espacio con una cerca de madera o hierro, bloques de cemento o piedras. La idea no es recluir a tu perro a esa área, sino sólo delinearla.

Colocar tierra y tal vez un poco de arena y cubrir el área con hojas, madera, corteza de árbol, o algún otro tipo de mantillo. Para estimular a tu perro a usar su nueva área de juego, asegurarse de que te vea enterrar uno de sus juguetes favoritos o algún delicioso snack por debajo de la superficie y anímalo a encontrarlos.

Esconder algunos juguetes debajo del mantillo mientras él está viendo y luego dejarlo desenterrarlos. Después enterrar algunos juguetes cuando él no esté cerca e incitarlo a encontrarlos.

Repetir está rutina las veces que sea necesario para ayudarlo a entender que esta área es suya. Si le gusta excavar y con un poco de suerte, puede que lo hayas incentivado a limitar su excavación a su propio “patio”. •Agregar control de calor para perros. Para ayudar a que tu perro esté cómodo en los días calurosos, y para evitar que cave en el suelo en busca de un lugar fresco para descansar, crear una fosa de enfriamiento en tu patio.

Cavar un área poco profunda que sea lo suficientemente grande como para que tu perro se acueste cómodamente. Como revestimiento colocar una capa delgada de concreto húmedo sobre el espacio.

Antes de que el concreto se seque, hacer algunos agujeros en el fondo, del tamaño de un destornillador para permitir que drene. Una vez que el concreto esté seco, cubrirlo con alrededor de 15 cm de arena blanca para arenero.

Mantener la arena húmeda con agua durante los meses más calurosos del año, es casi seguro que tu perro sabrá exactamente a dónde ir para refrescarse.

Como ventaja adicional, cuando tu mascota se levante de su lugar, la arena simplemente se caerá cuando esté seca. Otra opción para ayudar a que tu perro se mantenga fresco al aire libre es una piscina para niños.

Elegir una que esté elaborada con plástico moldeado resistente. Los lados de la piscina deben ser lo suficientemente bajos para que el perro pueda entrar y salir con facilidad. Otra alternativa es construir una piscina para perro en el suelo al excavar un espacio para colocar su piscina de modo que sólo salga una pulgada o dos a la superficie.

Esto protege a la piscina de daños y mejora la apariencia de tu jardín. El único inconveniente de este diseño es que será más difícil de drenar. Se la deberá vaciar con una bomba.


Para estimular a tu perro a usar su nueva área de juego, asegurarse de que te vea enterrar uno de sus juguetes favoritos o algún delicioso snack por debajo de la superficie y anímalo a encontrarlos.

 



Asesoró:
Dingo, Adiestramiento Canino
Cel: 15-5751-5789



La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4658-4356
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto