Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 189
DICIEMBRE
2017
COMPARTIR EN

SUGERENCIAS PARA NOCHES ESPECIALES

Vestirse para las fiestas

En diciembre se multiplican las fiestas. Cierres de año, despedidas, agasajos y las tradicionales fiestas que celebramos con familia o entre amigos. Son muchas ocasiones para verse bien y lucir cómodas y elegantes.


Para empezar, hay que compartir o delegar tareas si la preparación de los festejos corre por cuenta nuestra, sin tener los minutos contados, un baño de inmersión y la generosa aplicación de una crema de buena familia serán los primeros pasos a seguir antes de vestirnos. Es conveniente no intentar un cambio de look radical sólo por esa noche.


Nuestro vestuario, peinado y maquillaje deben ser elegidos o planeados con la suficiente anticipación, pero para sentirnos cómodas debemos respetar nuestro propio estilo.


En general, la Nochebuena suele ser una reunión de índole familiar, en tanto que el Año Nuevo es preferido para celebrar en compañía de amigos, por eso podemos pensar en un look para Navidad que sea cómodo y elegante a la vez: zapatos bajos, un vestido suelto, una pollera o pantalón cómodo y algún detalle.


Collares y pashminas son los indicados para aportar estilo y elegancia. El negro es un clásico y siempre resulta elegante, pero tal vez no sea lo más apropiado para las fiestas de fin de año. Si te decidís a llevarlo, es bueno cortarlo con un toque de color.


Un pañuelo, un cinturón o un collar pueden darnos un touch. Por otra parte, muchos dicen que es bueno estrenar alguna prenda para el Año Nuevo, esta será la ocasión para vestirse con un aire más festivo. O si en tu placard quedó un vestido largo que hace mucho que no usás, tal vez sea este el momento de revitalizarlo y sentirte nueva y especial.


En definitiva, vestirse para las fiestas es también una cuestión de clima y estado de ánimo. Si estás cerca del mar para recibir el Año Nuevo, una hermosa opción pueden ser los tonos pastel o el siempre vigente y energizante blanco.


El blanco también se relaciona con la paz y con el comienzo, es un color feliz para lucir en esta época. Las fiestas deben ser esperanza pura, por lo tanto nuestro vestuario deberá estar de acuerdo con esto y con un poco de atención en los detalles podremos sentirnos realmente de fiesta.


Negro o blanco en la ropa y rojo en accesorios y maquillaje, una combinación clásica y elegante que nunca falla.

 

FRESCOS Y FEMENINOS

Colores ácidos

El vigorizante verde limón y el amarillo se hacen presentes una vez más en las pasarelas veraniegas como una bocanada de aire fresco que irrumpe con alegría para quebrar la monotonía heredada del invierno.


La mayoría de las colecciones lo presentaron aunque sea en un accesorio y también le dieron lugar en camisas, remeras, abrigos livianos, vestidos, blazers y pantalones.


Así, este vital color adquiere presencia como si de un básico se tratara. Lo ideal es llevarlo en una sola prenda y combinarlo con neutros. Queda muy lindo con negros y azules bien oscuros y por supuesto con crudo y blanco que los hace aún más fuertes.


El verde limón también combina con equipos de tonos safari y verdes militares, como una pincelada de vibrante oxígeno. Y aunque parezcan casi hermanos también con amarillos que viren más a la paleta de los ocres y marrones tostados.


Los estampados florales y tropicales lo atesoran siempre. Es uno de los colores que remite al verano por excelencia. Van muy bien en prendas de líneas muy simples, porque el color en sí ya es fuerte, entonces no es necesario cargar la prenda con la textura. Otra combinación posible es con gris claro o rosa pastel


En accesorios resulta muy elegante. Carteras, zapatos, sandalias escotadísimas o una pashmina que renueve el look.




La barra ®
Teléfonos (54 11)3971-4170/ 4658-4356
periodicolabarra@gmail.com

tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto