Periódico mensual de distribución gratuita Zona Oeste, Gran Buenos Aires, Argentina
Año XVI - Nº 189
DICIEMBRE
2017
COMPARTIR EN

ADIESTRAMIENTO CANINO

Cómo actuar si un perro quiere mordernos



Hay tres señales que un perro está a punto de morder: Se paraliza de repente y deja su cuerpo rígido, se para con las patas extendidas y la cabeza baja, mirándote fijamente y levanta los labios para enseñarte los dientes.


¿Qué se debe hacer en esos casos?

1. Pararse sin hacer ningún movimiento y con las manos a los lados

2. Evitar el contacto visual con el perro

3. Si el perro pierde el interés, retroceder lentamente

4. Si de cualquier forma el perro va hacia usted, ofrecer lo que sea que se tenga en las manos, por ejemplo — una bolsa o una chaqueta, o lo que sea que lo pueda distraer

5. Si se termina en el piso, ponerse en posición fetal, con las manos sobre tus orejas y quedarse quieto, resistir el instinto de gritar o moverte


Como prevenir que tu perro comience a morder


Asegurarse de que tu perro socialice bastante y entrenarlo para que responda consistentemente a comandos de obediencia básicos como sentado, quieto, no y ven.


Lo más importante que se puede hacer para reducir el riesgo de problemas de comportamiento es darle una oportunidad para socializar apropiadamente y a lo largo de toda su vida. Mientras más pronto empiece a socializar, mejor


Yo recomiendo empezar a las 8 semanas y continuar durante todo el primer año del cachorro, con oportunidades diarias de conocer gente y mascotas nuevas, y clases semanales de entrenamiento positivo. Darle a tu perro muchas oportunidades para hacer ejercicio.


No solo el ejercicio intenso regularmente es bueno para mantener una buena condición física, también lo provee con la estimulación mental que todo perro necesita para estar bien equilibrado. La hora de juegos es importante, pero se debería evitar juegos que sean sobre-estimulantes para tu perro o que lo pongan en contra tuya, como luchar o una cinchada súper agresiva. Y nunca poner al perro en una situación en la que se sienta burlado o amenazado.


Siempre utiliza una correa cuando se esté afuera con la mascota. Y recordar que no basta con poner una correa o arnés en un perro grande con un comportamiento impredecible. Se debe ser capaz de controlarlo sin importar con quién o qué se encuentre. Si no se puede, es momento de comenzar un entrenamiento adicional de obediencia positiva, y mientras tanto, el trabajo de pasear al perro debería pasar a la persona en el hogar que pueda mantenerlo bajo control en público.


Si se permite al perro estar solo en un jardín con una cerca, asegurarse de que las puertas estén cerradas y que no haya una ruta de escape disponible. Si le gusta saltar, la cerca debe ser más alta de lo que él puede saltar. Si le gusta cavar o masticar cosas, asegurarse que no sea capaz de hacer un túnel para escapar del jardín.


Consultar con tu veterinario cuál sería el mejor momento para esterilizar o castrar a tu perro. Más allá de las preocupaciones reproductivas, los perros intactos y sin entrenamiento a veces pueden ser más agresivos que animales que han sido castrados y socializados.


Enseñarle a los niños — y a quien sea que se vaya a acercar al perro — cómo comportarse con el animal. Los niños son, por lejos, las víctimas más frecuentes de mordeduras de perros. Deben aprender a ser cautelosos y respetuosos en la presencia de cualquier perro, incluyendo el propio.


Y nunca, bajo ninguna circunstancia, dejar a un bebé o niño pequeño solo con un perro.


Hay tres señales que un perro está a punto de morder: Se paraliza de repente y deja su cuerpo rígido, se para con las patas extendidas y la cabeza baja, mirándote fijamente y levanta los labios para enseñarte los dientes.

 




Asesoró:
Dingo, Adiestramiento Canino
Cel: 15-5751-5789



La barra ®
Teléfonos (54 11) 4654-5803 / 4658-4356
periodicolabarra@gmail.com
tapa
última edición
editorial
guía de productos y servicios
ediciones anteriores
centros de distribución
quiénes somos
contacto